• Bahía Solano Al Día

Con taller de robótica, voluntarios llevaron esperanza a niños solaneños


Del Chocó, muchos por fuera tienen la idea de que es un territorio que está lleno de riquezas naturales, paisajes exóticos, deportistas talentosos, pero también pobreza, corrupción y falta de oportunidades. Sin embargo, un grupo de ingenieros de diferentes áreas están convencidos de que acercando a los niños al mundo de la robótica, se les puede no solo dar esperanza para el futuro, sino también poner a volar sus mentes para buscar soluciones a problemas como el de las basuras.


Así lo cree firmemente Samir Machado, un ingeniero electrónico, nacido en Bahía Solano, a quien se le ocurrió la idea de "alinear los astros", para llevar a su pueblo natal una experiencia de contacto con la tecnología, que sin duda le ha cambiado la vida a un grupo de niños y jovencitos de la I. E. Luis, López de Mesa y la sede Secundino Rivas del corregimiento del Huina.

Él, se propuso juntar voluntades y los recursos necesarios para realizar una actividad nunca antes vista en Bahía Solano, el taller: "Diseño e implementación de un módulo para reciclar residuos sólidos automatizados", que dirigió personal de la Escuela de Robótica del Chocó en el marco de la semana científico-cultural que acaba de terminar en esa institución educativa.


Durante varios días, tanto estudiantes del bachillerato como de la primaria, tuvieron la oportunidad de conocer de primera mano aspectos básicos de la robótica y la electrónica, así como materiales, enfocado principalmente en el uso de estas herramientas para el cuidado del medio ambiente.

De esta forma, una de las actividades principales que se desarrolló, fue la que se hizo con el semillero de investigación Propágulos, dirigido por el profesor Édgar Molina, con el cual se trabajó en el piloto de un recipiente inteligente en el que con motores y sensores, una caneca puede detectar la proximidad de una persona, abrir su tapa y una vez ingresado el material reciclable (papel, vidrio o plástico), generar una estadística de las cantidades recolectadas y evitadas al medio ambiente.

Adicionalmente, niños de primero y segundo grado de escuela tuvieron la oportunidad de conocer un prototipo de un robot de aproximación desarrollado en la Escuela de Robótica en Quibdó, que cambia de dirección cada que alguien se acerca, al igual que desarrollar un semáforo utilizando un dispositivo led y el bluetooth de sus teléfonos celulares, entre otros.

"Fue tanto el interés, que un taller que teníamos pensado para unos 25 niños, tuvimos que ampiarlo a casi 35", señaló el ingeniero Machado, quien dijo también que la idea con esta actividad era aportarle desde otro aspecto a esta comunidad, encontrando personas en el camino que se sumaron a la labor de transferir conocimiento a nuestros niños y "decirles que sí puede, que vale la pena luchar, y que los sueños se cumplen con esfuerzo, dedicación y constancia".


Precisamente, cuando Samir habla de quienes pusieron su granito de arena para esto, se refiere al ingeniero de sistemas, Jimmy García Caicedo, quien es director de la Escuela de Robótica del Chocó y uno de los gestores de esta gran iniciativa.

Al respecto, García, un autodenominado enamorado de Bahía Solano, le contó a Bahía Solano Al Día, que una de sus motivaciones para unirse a este proyecto, fue el hecho de conocer el tema de narcotráfico y la situación que se está viviendo, combinada con la falta de oportunidades para que los jóvenes puedan ocupar su tiempo libre y construir un mejor futuro.

Es por eso, que asegura que ver la transformación que la robótica genera en los niños y jóvenes que la conocen, y poner al servicio de ellos lo que se ha logrado desde hace tiempo con la Escuela que dirige, es su forma de aportar.

"Esto que iniciamos queremos que sea un proceso continuo. Este taller es el más largo que se ha hecho por fuera de Quibdó, pero la continuidad depende en primera instancia del factor económico porque la voluntad la hay".

En ese sentido, el ingeniero Jimmy agregó que esta es una iniciativa independiente, y lo ideal sería que sirviera de "jalón de orejas" a la administración municipal para que vean que realmente sí hay estrategias que funcionan y que los niños quieren, y de esa manera abrirse a nuevas metodologías.

Tras el exitoso resultado de este taller, las expectativas de los niños que participaron y muchos que se quedaron con las ganas, es que se siga realizando, de ahí la importancia de buscar patrocinadores que permitan que esta actividad se lleve a cabo por lo menos trimestralmente, como lo manifiesta el director de la Escuela de Robótica, quien también aprovechó para resaltar la colaboración de todos los que de una u otra forma aportaron el hospedaje, la alimentación, tiquetes, camisetas, etc, para desarrollar este evento.

Frente a esto, es necesario agradecer el apoyo de las personas que hicieron posible esta jornada sin precedentes en Bahía Solano, entre las que se encuentran los ingenieros Kevin Yurgaky(instructor del curso), Yesid Aguilar, Lorena Villalba, los docentes Édgar Molina y Wilmer Barco y los comerciantes Jorge Chica y Betsy González.

Finalmente, como lo manifestó Samir Machado, actividades como estas son necesarias porque es la forma en que se le da oportunidades a esta nueva generación y "me voy feliz porque vi potencial en una gran cantidad de niños y además pudimos sembrar esta semillita sobre cómo las diferentes áreas del conocimiento pueden trabajar juntas y explotar al máximo la creatividad de los menores".

Fotos: Samir Machado


© 2016  Bahía Solano Al Día by Mónica Escobar. Proudly created with Wix.com

SÍGUENOS:
  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle