Mabel Torres, una solaneña a la que creer en lo propio la ha llevado hasta la China

Hablar de científicos en el Chocó, es como mencionar un bicho raro; sin embargo existen, y aunque no debería ser así, trabajan más de forma silenciosa sin que sean muy reconocidos por los de su propia tierra.


Ese es el caso de Mabel Gisela Torres, una mujer y madre de dos hijos que actualmente se desempeña como directora ejecutiva del Centro Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación para el Desarrollo Productivo Sostenible de la Biodiversidad- BIOINNOVA-, además de ser docente e investigadora de la Universidad Tecnológica del Chocó, y emprendedora.


Mabel, nació en Bahía Solano (de donde también es su madre) y vivió ahí hasta que como muchos, tuvo que buscar una mejor educación en otro lugar. Así fue como llegó a Quibdó y luego a Cali, en donde ingresó a la Universidad del Valle, graduándose como bióloga y más tarde como magister en Microbiología.


El camino estaba claro y tiempo después, la que se perfila como una de las investigadoras más destacadas en el Chocó, terminaría su doctorado en Ciencias Biológicas en México.


Pero la tierra llama, dirían algunos, y Mabel no es la excepción. Al finalizar su postgrado en el país azteca, volvió a Colombia y al Chocó, con el firme propósito de aportar desde su conocimiento, al cambio social que tanto necesita nuestra región.


Desde ese momento, han pasado varios años, en los que esta solaneña se ha convertido en un ejemplo a seguir, gracias a la ardua y destacada labor que ha realizado y que la llevó recientemente a ser seleccionada para viajar a China y participar de un cursosobre desarrollo económico rural, ofrecido por ese gobierno a varios colombianos de todas las regiones.

Creer en lo nuestro y darle valor

Con su estancia en China por casi un mes, esta investigadora pudo conocer un poco las estrategias que ese país ha implementado para disminuir la pobreza y mejorar las condiciones de vida de sus pobladores, a través de varias políticas y la convicción de que tienen que trabajar y aprovechar sus riquezas para sostener a los más de 1.357 millones de habitantes con que cuentan.


Esa idea, similar a la que desarrollan en Bioinnova, la hizo convencerse más de que “hay que creer en lo local y generar mucho valor agregado a los recursos para que no seamos simples proveedores de materias primas”.


Ella asegura que luego de ese viaje, continua con el pensamiento de que no es la ausencia de recursos la mayor dificultad de los chocoanos y colombianos en general, sino la falta de mentalidad propositiva, operativa y proactiva.


La experiencia, en la que pudo conocer y compartir con docentes, líderes comunitarios, secretarios de agricultura, jefes de planeación de algunas alcaldías, y otras personas de diferentes disciplinas; la llevó a concluir que hay mucha gente en Colombia “haciendo cosas maravillosas e interesantes y con frecuencia no nos damos cuenta de que podríamos estar colaborándonos con las ideas y avances de otros”.


Aportando al cambio

En cuanto al trabajo que desarrolla en Bioinnova, Mabel nos contó que desde que inició sus actividades en julio de 2012, este Centro básicamente ha tenido como principio aportar a la transformación socioeconómica del Chocó biogeográfico, a través de la innovación y el conocimiento como un pilar importante para el desarrollo.


De esta forma, Bioinnova se fundamenta en tres pilares: el conocimiento, que no solo es el que se produce en las universidades, sino también el que tienen las comunidades (tradiciones); un segundo pilar tiene que ver con la innovación y desarrollo tecnológico, que se traduce en tomar ese conocimiento y generar intangibles que se puedan valorar en el territorio; y por último, un tercer pilar que consiste en darle un uso apropiado a esas innovaciones y desarrollos a través de dos estrategias:


Una, tiene que ver con el emprendimiento, apoyando a emprendedores y haciendo transferencia de tecnología y conocimiento para que sus negocios puedan crecer, lo que ha dado como resultado la creación de la marca social BIOMIA y Ventanas BIO, una estrategia de comercialización de productos locales que comenzó a funcionar en febrero de este año.


Entre tanto, la otra estrategia se ejecuta por medio de clubes de ciencia, tecnología e innovación con niños, enfocados en temas regionales como la biodiversidad. De esta forma, se logra motivar a los menores no solo para que realicen emprendimientos con productos de la región, sino que además puedan estudiar carreras relacionadas con eso.


Así, el trabajo de Bioinnova, cuyos socios son la UTCH, la Universidad Antonio Nariño, la Gobernación del Chocó y el Instituto de Investigaciones del Pacífico, se ha llevado a cabo básicamente con comunidades cuyas poblaciones son desplazados, víctimas del conflicto armado, mujeres cabezas de familia, indígenas, negros y mestizos, con un componente muy alto de jóvenes, a quienes esta entidad no solo acompaña, sino que ayuda a gestionar proyectos y capacitaciones.


Al respecto, Mabel sueña con que puedan llevar esta estrategia, que se ha desarrollado hasta el momento en Quibdó principalmente, a toda la costa Pacífica, para seguir apoyando la investigación, el desarrollo tecnológico, y continuar elaborando productos derivados de la biodiversidad, que puedan aportar a la transformación socioeconómica y a la construcción de tejido social.


Hasta ahora, por medio de Bioinnova, se han podido crear más de 23 productos de alto impacto en líneas como la cosmética, aseo, alimentos funcionales y farmacéuticos, de los cuales dos están en proceso de registro de patente.


No obstante estos logros, uno de sus mayores orgullos, es la investigación que ha adelantado por más de diez años sobre un producto anticancerígeno a base de hongos (titulado: Metabolómica y actividades biológicas del Ganoderma -Fungi, Basidiomycota), el cual le valió el premio Women for Science de Loreal UNESCO en 2010.


En su trayectoria además se cuentan reconocimientos como el otorgado por la Cámara de Comercio de Guadalajara-México a mejor tesis universitaria de doctorado; el Premio a la Mujer Cooperativista otorgado por Fundequidad-COOMEVA; el reconocimiento como una de las 100 colombianas con más batallas ganadas, categoría Ciencia y Tecnología: mentes Brillante, de la Revista Aló-El Tiempo; y además ser nominada entre los 10 afrocolombianos visibles de 2010, en la categoría de Ciencia y Tecnología; entre muchos otros.


Emprendimiento Made in Chocó

Los importantes resultados de sus investigaciones le han merecido a esta solaneña becas y opciones para realizar estudios en países como Brasil, España, Estados Unidos, Francia, Noruega o Suiza, logrando una experiencia que la ha llevado también a crear una iniciativa de emprendimiento denominada Selvacéutica, en la que se trabaja a partir de recursos naturales de la región, para obtener productos de uso biocosmético y fitoterapéutico.


Esta idea nació en 2014 como resultado del interés de Mabel Torres y otra investigadora, en resaltar, rescatar y dar valor al conocimiento ancestral de los recursos naturales del Chocó con usos medicinales y de belleza.


Con esto, han logrado desarrollar más de 10 productos libres de parabenos y derivados del petróleo; sin conservantes ni colorantes sintéticos, y que contienen compuestos activos de extractos de plantas, hongos y algas de la región, así como de productos forestales no maderables del bosque de palmas, entre los que se destacan jabones antisépticos regeneradores de úlceras, cremas corporales de borojó, geles antibacteriales de cúrcuma, jabones exfoliantes de asaí y pipilongo, gránulos de limpieza de achín para el acné, además de lo que desarrollan actualmente (como un protector solar, repelentes y un shampoo anticaspa).


Frente a este tipo de iniciativas y las posibilidades que existen en el Chocó, finalmente Mabel señaló que el departamento tiene un enorme potencial porque hay una gran fuente para hacer investigación, que son los recursos naturales.

“Somos el segundo país del mundo más megadiverso y especialmente esta región, donde además de la cantidad de especies únicas, hay una riqueza de tradición oral que han construido muchas generaciones de la costa Pacífica sobre el uso ancestral de estos recursos, y precisamente la innovación es lo que permite dar valor agregado para que esto se convierta en una estrategia de desarrollo para la las comunidades”.

Por su liderazgo, emprendimiento y trayectoria, Mabel Torres es #OrgulloSolaneño

Entradas destacadas

Entradas recientes

Archivo

Buscar por tags

Síguenos

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

© 2016  Bahía Solano Al Día by Mónica Escobar. Proudly created with Wix.com

SÍGUENOS:
  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle